Noche de “ópera”

Posted by at 1:24 pm 0 Comment Print

No es lo mismo ir a la ópera que al OPERA, conocido bar de la ciudad.  En la primera se representan dramas o melodramas cantados a todo pulmón por tenores y sopranos. En el segundo gracias al “pulmón”*, se cuentan las intimidades de la vida real.

Mientras esperábamos un gabinete en la sección de “ladies”, sin querer escuchamos las trilladas frases:

–No, yo pago, Rolando.  No José, si quedamos en invitar.  Recoge tu dinero.  No insistan, yo pago.

El periodo de convencimiento seguía alargándose para nuestro desconsuelo.  Pero lo interesante de esto es que la persona que quería pagar la cuenta de siete consumidores era nada menos que una muchacha de veintitantos años.

Insistía como el más empedernido bebedor de un bar y finalmente se salió con la suya.  Sacó de su bolsa una tarjeta de crédito y con una sonrisa de triunfo estampó su rúbrica en la nota que le extendía el mesero.

Mientras desocupaban los lugares, la vecina de gabinete nos invitó a sentarnos a su mesa con su pareja.  Mi amigo y yo declinamos a su gentil ofrecimiento porque esperábamos a otros amigos que jugaban dominó en el salón principal del Opera.

—Ese es su problema, contestó la mujer cambiando bruscamente el tono de su voz. Otra igual, pidió al mesero. La copa no era para ella sino para el hombre, algo cacarizo,  que no hacía ningún esfuerzo por atender a su pareja.  ¿Para qué? Ella le prendía en ese momento un cigarro al mismo tiempo que le cantaba “quiero llenarme de ti”.

Observamos a nuestro alrededor y notamos que los parroquianos bebían sin ocuparse de los demás. Algunos “chiquitearon”** la copa toda la noche, otros fueron a dejar a un amigo y regresaron a seguir la plática.

Uno de nuestros amigos trajo las fichas de dominó y cuando me disponía a hacer “la sopa” vino volado el mesero a decirnos que en la sección de mujeres estaba prohibido jugar dominó.

–Si nos cae el inspector nos multa.

–¿Por qué?

–No sé, deme las fichas ¿sí?

–Ni modo. Pero eso no es justo.  No me permiten estar en el otro salón donde se puede jugar y aquí si puedo estar, pero no jugar.

El mesero no se enteró de la broma e indiferente se alejó llevando en su servilleta el dominó. La vecina del gabinete cantaba de vez en cuando, dos turistas entraron y salieron sin saber dónde estaban y luego llegaron varias damas de la clase alta portando finos abrigos y joyas.

Ellas seguro vienen de Bellas Artes***, pensé.  Aquí en este salón tapizado en rojos y dorados, muebles de madera tallada, muros decorados y enormes espejos, su presencia no desentonaba.

La noche tocó a su fin para la sección de “ladies”. Bajaron la cortina y salimos por la puerta principal.  La mujer del gabinete había pagado la cuenta, pero su pareja ya no deseaba más su compañía. Ella salió del bar trastabillando.  Mientras esperaba un taxi, el hombre cacarizo le consiguió pareja a la solitaria dama que sin saber lo que ocurría se fue con el desconocido en un mini-taxi.  Pronto el coche se perdió en la oscuridad de esa Noche de “Opera”.

*Pulmón – jerga que se refiere a tomar bebidas alcohólicas.

**Chiquitear – beber algo poco a poco.

***Bellas Artes – referente a El Palacio de Bellas Artes, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México, es la casa máxima de la expresión de la cultura, el teatro lírico más relevante y el centro más importante del país dedicado a todas las manifestaciones de las bellas artes. La Unesco lo declaró monumento artístico en 1987.

Compartenos Gracias

Cultura Entretenimiento Noticias

Related Posts

Leave a Reply

Hola Philly

Ofrecemos informacion en espanol sobre la Ciudad del Amor Fraternal Filadelfia.

Photo Gallery